liposucción en Bilbao
  • 149
  • 0

La liposucción es una intervención quirúrgica enfocada a moldear la figura del paciente. Su base es la extracción de grasa acumulada en diferentes zonas del cuerpo mediante un sistema de aspiración médica. Por tanto, no se engloba dentro de los tratamientos contra la obesidad.

La liposucción es una operación sencilla, con resultados espectaculares y un post operatorio muy llevadero. Por esa razón, es una de las cirugías del campo estético con más demanda, tanto en hombres como mujeres.

¿Es aconsejable una liposucción?

Como hemos comentado con anterioridad, la liposucción no es un tratamiento destinado a la pérdida de peso, por lo que no sería el tratamiento de elección en casos de obesidad. Tampoco puede aplicarse sustituyendo un programa nutricional de pérdida de peso o reeducación alimentaria.

En definitiva, esta técnica está indicada para pacientes sin un sobrepeso importante, que presenten depósitos de grasa localizados que no logran eliminar mediante otros procedimientos, como la dieta o el ejercicio.

A modo genérico, podría decirse que los pacientes aptos para una liposucción deben presentar:

  • Buena salud
  • Piel elástica
  • Sobrepeso máximo del 30% respecto a su peso ideal

Y de manera opuesta, los no aptos serían los siguientes pacientes:

  • Con obesidad (IMC>30)
  • Con enfermedades crónicas no controladas, como diabetes o hipertensión
  • Con problemas circulatorios en la zona afectada

¿Cómo se realiza una liposucción?

liposucción en Bilbao

Antes de entrar al quirófano, se realiza un marcaje preoperatorio sobre la piel para que el cirujano tenga una referencia de las zonas donde realizará la liposucción. La intervención se realizará bajo anestesia local o general y sedación, según la cantidad de grasa que se va a eliminar y el estado de salud del paciente. En algunas ocasiones también podría estar indicada la anestesia epidural.

Durante la intervención, que suele extenderse durante 1 o 2 horas, el cirujano realiza pequeñas incisiones de unos 0,3-0,4 cm en lugares estratégicos y poco visibles. A través de las mismas se introducen unas pequeñas cánulas conectadas a una bomba de succión. Al finalizar la aspiración de la grasa, se cierra la incisión con suturas intradérmicas, que se retiran al cabo de una semana aproximadamente.

Una vez finalizada la cirugía, suele ser recomendable el ingreso hospitalario durante al menos 24 horas, con el fin de controlar la formación de edemas, la inflamación, el dolor o el sangrado.

El post-operatorio

El post operatorio de una liposucción es relativamente sencillo y con recuperación gradual. A pesar de que el post-operatorio completo dura aproximadamente un mes, la incorporación a la actividad laboral puede ser casi inmediata, o tras 1 ó 2 semanas, dependiendo de la magnitud de la liposucción o el tipo de trabajo.

Las actividades intensas están contraindicadas durante 2 a 4 semanas, así como exponer las zonas intervenidas al sol. Es importante beber abundante líquido y evitar el alcohol y el tabaco.

Es muy recomendable realizar drenajes linfáticos en las zonas operadas durante los meses posteriores a la intervención, mediante masajes o presoterapia. De esta manera se facilita la eliminación de líquidos, lo que favorece una recuperación más satisfactoria.

Además, también está recomendado llevar una faja-operatoria durante el post-operatorio, con el fin de evitar la inflamación y reducir el sangrado, los dolores o la flacidez.

Pasado el periodo post-operatorio los resultados comenzarán a ser visibles, aunque se habitual tener que esperar varios meses para poder apreciar los resultados definitivos.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *